En la actualidad, es bastante habitual en algunas zonas encontrar varios cárteles de “Se Vende” en el mismo piso, lo que obliga a los propietarios a bajar el precio para ser más competitivos y al final la operación se salda con un valor inferior al de la vivienda. En la entrada de hoy vamos a mostrar algunos aspectos clave para vender nuestra casa antes que los vecinos sin salir perdiendo.

¿Qué es lo que le da valor a una vivienda?

A la hora de determinar el valor de una casa hay que tener en cuenta diversos aspectos que son decisivos. Algunos están ligados al propio inmueble y pueden ser imposibles de cambiar, como la situación u orientación. Otros son muy complicados, como el estado en el que se encuentre, que requerirá de costosas reformas para solucionarlo.

Para los expertos, la velocidad con la que una vivienda se vende tiene relación directa con el precio, la urgencia que tengamos y la publicidad que hagamos de la misma, para lo cual nos hará falta un plan de promoción personalizado. También hay que preparar el inmueble para que los visitantes se sientan cómodos, para lo cual es indispensable contar con los nuevos conceptos de home staging.

El precio

Los precios de los pisos varían constantemente y solicitar una cantidad demasiado elevada va a tener un efecto negativo en la operación. En este sentido, se aconseja llevar a cabo un análisis pormenorizado de la situación del mercado, comprobando lo que cuestan las casas que son parecidas a las nuestras, el lugar donde se encuentran y la apariencia que tienen.

Urgencia para vender

Por norma general, el precio suele estar relacionado con las prisas que tengamos para vender nuestra propiedad. Si nos urge, lo más razonable es ajustar el importe desde el principio. En caso contrario, se recomienda subir la cantidad durante los primeros 6 meses, momento en el cuál tendremos que ir reduciéndolo hasta encontrar finalmente un interesado.

Estrategia de publicidad

Para conseguir un plan de marketing que promocione de forma adecuada nuestra casa tenemos que explotar las cualidades de la misma. Además, sería buena idea crear un perfil de los potenciales compradores, ya que nos proporcionará las herramientas y los cauces más adecuados para hacerla visible a un público en concreto.

Algunos elementos negativos del inmueble que van a bajar su precio final pueden ser solucionados mediante obras y reformas. Además, se aconseja decorar la casa siguiendo los conceptos del home staging que hemos mencionado anteriormente, que se basan en crear espacios confortables libres de objetos personales, de manera que el futuro comprador se imagine viviendo allí cuando se realice la visita.

La visita

Si hemos captado la atención de un comprador, el punto final y no menos importante es la preparación de la casa para recibir la visita. Según los especialistas, durante los primeros dos minutos la persona ya sabe si está interesada o no, por lo que hay que evitar la falta de iluminación, el calor o el frío excesivos, olores no agradables, niveles elevados de ruido y cualquier otra situación que dé malas sensaciones a los visitantes.

Lo mejor es contar siempre con un asesor inmobiliario de plena confianza, que conozca a la perfección el mercado de su zona y le ayude a vender la propiedad al mejor precio y en el menor tiempo posible.