El descenso del precio de la vivienda provocado durante los años del receso económico ha atraído la atención de diversos inversores extranjeros. Entre ellos, tenemos que destacar los compradores de Asia, que en muy poco tiempo se están haciendo con un gran número de propiedades. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema y os mostraremos los mejores consejos si quieres vender tu casa a un chino.

Diferencias culturales

La cultura asiática y europea es bien distinta, por lo que hay que tener en cuenta ciertos aspectos indispensables a la hora de entablar una buena relación con estos potenciales clientes. Por ejemplo, las tarjetas de visita siempre han de entregarse con las dos manos, no es buena idea contradecirlos delante de los demás y para cerrar un trato tendrás que entretenerlos. Sí, ármate de paciencia, porque esto posiblemente incluya invitarlos a cenar e incluso buscarles un hotel.

No existe la palabra no

Otra curiosidad es que en el mandarín no existe la palabra no, así que si les preguntas sobre alguna cosa y ves que cambian de tema es que no están satisfechos. Lo mismo ocurre cuando les envías correos electrónicos y no obtienes respuesta. En general, los chinos son muy desconfiados, así que tendremos que ser transparentes en todo momento. Y les gusta regatear, por lo que debes estar dispuest@ a entrar en el juego.

¿Cómo atraer a los clientes chinos?

Crea ambientes casuales y confortables, que no sean todo demasiado formal. Es recomendable que les ayudes a hacer los cálculos sobre la rentabilidad del inmueble, ya que al contrario que los inversores rusos, los chinos si están dispuestos a ganar dinero con sus nuevas propiedades. Además, proporciónales datos sobre los impuestos y demás gastos a considerar. Y como hemos advertido más arriba, prepárate para una contraoferta, ya que el regateo es algo habitual en sus negocios.

Perfil del comprador chino

El comprador chino medio es un hombre de ronda los 40 años y vive en alguna de las ciudades más importantes del país, como Pekín, Cantón o Shanghái. Le gusta el estilo de vida europeo, la historia que reside detrás de la arquitectura y la decoración modernista en los interiores. Tiene preferencia por casas orientadas al sur debido al Feng Shui, muy céntricas, cerca de colegios internacionales, servicios y el resto de la comunidad china.

También encontramos diferencias por regiones. Por ejemplo, los pekineses valoran mucho el tema de la política de su país, así como que les comentes las ventajas que obtendrán al adquirir una casa. Los inversores de Cantón, por otro lado, tienen la mentalidad de que el dinero es la solución para todo, mientras que en las zonas del sur lo más conveniente es hablarles del resultado final de la operación.

¿Cuál es la mejor opción?

El inversor chino pertenece a una cultura totalmente distinta, por lo que es necesario un profundo conocimiento de la etiqueta para no cometer ningún error que pueda dar al traste las negociaciones. Las agencias inmobiliarias como Pisoplus disponen de profesionales especializados en este tipo de clientes, por lo que sin duda son la mejor opción si queremos vender nuestra propiedad a un comprador asiático.