Tu hogar es un refugio frente a todo el estrés que sufres habitualmente en el día a día. Por ello, queremos que sea lo más acogedor posible, con materiales y estilos de decoración que lo conviertan en un espacio donde te sientas cómodo y seguro. En la entrada de hoy vamos a hablar sobre las tendencias que van a marcar este año 2018 y te mostraremos algunos consejos para estar al día.

Joy of Missing Out

Este va a ser el año del JoMO o Joy of Missing Out, que va un paso por delante del fenómeno Hygge que definió 2017. Se basa en la suavidad de los materiales, con el terciopelo como seña de identidad, y los acabados naturales. Las formas se vuelven curvas y jugar con las dimensiones se convierte en un aspecto clave. En este sentido, algunos muebles indispensables como los sofás van a crecer de tamaño, para transformar nuestra vivienda en un bálsamo de tranquilidad que nos permita recuperarnos del ajetreo del exterior.

El baño

Los baños serán marcadamente asépticos, con líneas sencillas donde podemos destacar materiales naturales como la madera. Si quieres apostar a caballo ganador elige colores claros como el blanco o el gris, muy adecuados para crear entornos neutros. También vamos a encontrar este 2018 baños que están a caballo entre el acabado natural y un tono más romántico. Por ejemplo, utilizando papel pintado con motivos florales simples o bien mediante adornos dorados en espejos y grifería.

La cocina

Las cocinas totalmente blancas están pasadas de moda. De hecho, en los últimos tiempos observamos cómo proliferan cocinas con muebles altos en blanco y grises en la parte de abajo, una combinación que nos permite aumentar visualmente el espacio disponible. Además, se introducen colores como el negro y el azul marino, así como materiales que imitan el acero oxidado o las piedras naturales, que van a ser tendencia este año que entra.

En cualquier caso, el objetivo es la sencillez. Y para ello vamos a reducir el espacio para preparación y almacenaje al mínimo imprescindible, para conseguir ese aspecto de cocina despejada y sin muebles frontales que gana adeptos cada día. Si quieres darle un poco de diversión a los suelos prueba con una alfombra vinílica.

El salón

Como vemos, el exceso de años anteriores se ha acabado, por lo que hemos de decir adiós a estilos recargados como el vintage. La tendencia para los salones también nos lleva a caminos menos exagerados, donde van a triunfar los colores neutros y papeles pintados en tonos muy suaves. Los acabados metálicos en muebles y lámparas serán perfectos para darle un contrapunto al diseño de la estancia.

Los salones abiertos son la pauta a seguir, con separaciones que no interrumpen la visión como por ejemplo puertas correderas de cristal. Y ya que hemos mencionado las lámparas, la iluminación está cobrando cada vez un mayor protagonismo para darle carácter a tu casa, con techos de papel pintado o molduras de yeso que aumentan el impacto visual.