La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) emitió hace unos días un informe analizando la situación de los pisos turístico. En dicho análisis, se dudaba de la necesidad de regular esta actividad económica más allá del marco general y se instaba al ejecutivo vasco a modificar la normativa, que se pondrá en marcha dentro de un mes. Sin embargo, el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, ha descartado que se produzca cualquier tipo de cambio.

La libre competencia y el derecho de los vecinos

Aunque para la CNMC este documento incluye una serie de restricciones que podrían considerarse muy graves, Retortillo considera que las medidas adoptadas tienen como objetivo igualar la protección jurídica. En este sentido, se busca un equilibrio en los derechos de aquellos que quieran alquilar una vivienda para uso turístico y los vecinos de la zona. El consejero también ha criticado el informe de Competencia, ya que cree indispensable establecer un marco legal para garantizar que los inmuebles disponen de unas condiciones mínimas de habitabilidad.

No se trata de la primera vez que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia se pronuncia en este sentido, ya que con anterioridad había presentado un recurso contencioso administrativo ante el gobierno vasco cuando anunció la nueva ley. Para esta entidad, los principales puntos de la norma son contrarias a la libre competencia, por lo que desaconsejan su aprobación.

Sin embargo, Alfredo Retortillo afirma que estas medidas no son sino una extensión de la ley que entró en vigor hace dos años, modificada para dejar claros algunos puntos imprecisos. Se incide especialmente en la protección y derechos de los usuarios, apostando por la transparencia en las operaciones e indicando mediante un distintivo que el inmueble realiza su actividad legalmente. Para la elaboración de este documento se ha contado con la participación de varios colectivos, incluyendo a los agentes del sector inmobiliario.

Requisitos innecesarios

La CNMC considera innecesario que los inmuebles de uso turístico tengan que reunir una serie de requisitos subjetivos, como que cuenten con todos los muebles y enseres necesarios. Esto supone un coste adicional para los titulares de la vivienda, que inciden en los precios del alquiler. Otro punto en el que no están de acuerdo con el nuevo decreto del gobierno vasco es la asistencia telefónica a los inquilinos, que obliga a estar disponible desde las 8:00 hasta las 20:00 horas todos los días.

Cuando salga a la luz la normativa reguladora de los pisos turísticos, los particulares que quieran iniciar o seguir con esta actividad tendrán que presentar una declaración responsable en la que se indique que se cumplen los requisitos. Para Competencia, exigir un mínimo de metros cuadrados supone un error fatal, ya que a partir de ahora el máximo de ocupación por inmueble será de 8 personas, con un total de 25 metros cuadrados de espacio para una, 33 para dos y 15 metros adicionales por cada inquilino adicional. Para la CNMC, se trata de unas limitaciones injustificadas que imposibilitarán realizar su actividad a un considerable número de propietarios.