La crisis económica y la llegada de nuevas tecnologías ha propiciado una profunda reinvención del mercado inmobiliario. En este sentido, nuevos conceptos como el “home staging” o el “personal shopper” han supuesto toda una revolución en los conceptos tradicionales. Si tienes intención de vender o comprar una casa, en la entrada de hoy te vamos a mostrar cómo se define el mercado actual post-burbuja.

El estallido de la burbuja

Cuando estalló la burbuja inmobiliaria la compraventa de viviendas quedó muy mal parada. Y pese a los continuos repuntes, ha sido imposible en los últimos 10 años acercarse a los niveles anteriores a la crisis. Sin embargo, los indicadores más recientes apuntan a un incremento de los precios, lo que unido al aumento de las ventas ha provocado un gran dinamismo en el sector. Este cambio positivo que invita a una pronta recuperación ha sido secundado por los profesionales, que han tomado consciencia de la necesidad de afrontar el reto desde otra perspectiva.

El nuevo concepto inmobiliario

La situación actual ha provocado que los profesionales del sector busquen caminos alternativos. Es decir, que las cosas han de hacerse de forma distinta y adoptar los nuevos conceptos inmobiliarios que existen hoy en día. Términos de origen anglosajón como “home staging” están muy extendidos en Estados Unidos, sin embargo, en nuestro país todavía queda un gran trecho para que estén comúnmente aceptados.

“Personal shopper” VS “house hunting”

Antes, la misma persona se encargaba de vender y comprar pisos, pero la tendencia actual recomienda dividir la función en dos partes. Así, el “personal shopper” está especializado en encontrar la mejor vivienda para sus clientes, mientras que el “house hunting” se centra en buscar inmuebles que estén a la venta. Estas nuevas figuras se ocupan por completo de las necesidades de los clientes, que comienzan a confiar de nuevo en los expertos del sector inmobiliario.

Como hemos indicado, el “personal shopper” es un elemento común en Estados Unidos o Cánada, mientras que en Europa supone un fenómeno bastante reciente. Su tarea principal es facilitar el acceso a una vivienda por parte del comprador, reduciendo en gran medida el papel de los intermediarios. Pese a que existen portales donde cualquiera puede ver qué se vende y a qué precio, la realidad es que este mercado sigue siendo igual de confuso que hace unos años, por lo que esta figura se está convirtiendo en esencial para los usuarios.

“Home staging”

Otra de las tendencias más importantes en esta etapa post-burbuja es el “home staging”. La idea es considerar el inmueble como un bien de libre comercio, por lo que es indispensable establecer un marco de acción para publicitarlo y cuidar su imagen antes de salir a la venta. En otras palabras, hay que mostrar todo el potencial de la vivienda para incrementar su precio, pero sin necesidad de recurrir a las mentiras. Al contrario, lo que se trata es de prevenir que una mala impresión reduzca el interés por parte de los clientes.