Las viviendas de protección oficial o VPO no se pueden vender por norma general. Sin embargo, existen una serie de excepciones que hacen posible la operación, para lo cual es indispensable seguir previamente una serie de trámites. En la entrada de hoy hablaremos de este tema y os mostraremos todas las posibilidades que permite el marco legislativo actual.

¿Se puede vender una VPO?

Las viviendas de protección oficial están destinadas a personas que disponen de unos ingresos limitados y no pueden acceder a una casa por los cauces habituales. Dada la naturaleza de las mismas, no resultaría muy lógico que pudieran ponerse a la venta. Por ello, la solución pasa porque pierdan su condición de VPO.

¿Cómo puede perder una VPO su calificación?

Para que una vivienda de protección oficial sea descalificada debe pasar un periodo de tiempo determinado, que en la mayoría de los casos es de 10 años. También tenemos la posibilidad de ponernos en contacto con la administración y pedir el cese de la calificación si queremos venderla antes de que expire este plazo.

En este último caso, la solicitud ha de entregarse en la Consejería encargada de las viviendas en tu comunidad autónoma, ya que cada una dispone de un modelo de impreso diferente. Junto al mismo, hay que presentar algunos documentos, como una copia de la escritura de propiedad del inmueble o la cancelación del préstamo cualificado.

¿Y si vendo mi VPO a un cónyuge?

En el caso de que quieras vender tu casa de protección oficial a un cónyuge, no hará falta pedir ningún tipo de autorización. No importa el motivo el de la venta ni su relación con una posible disolución del régimen económico matrimonial.

¿Cuánto cuestan los trámites de la descalificación?

El proceso de descalificación de una VPO es un trámite gratuito en sí mismo. Pese a ello, hemos de tener en cuenta que será indispensable devolver una serie de importes, como las ayudas recibidas hasta el momento por el dueño de la vivienda y los intereses legales derivados de las mismas.

Si vendemos una VPO que ha perdido su condición de tal al haber transcurrido 10 años, no será necesario solicitar una autorización ni tendremos que devolver las ayudas públicas. Eso sí, las autoridades pueden ejercer un derecho de tanteo por el precio máximo, para así evitar posibles situaciones de fraude en las ventas.

¿Se puede alquilar una VPO?

Al igual que la venta, en principio no se puede alquilar una vivienda de protección oficial, ya que entre los requisitos para obtenerla se incluye que sea la residencia habitual del propietario. Y también que no sea dueño de otro inmueble. No obstante, como hemos mencionado anteriormente, las comunidades autónomas son las que poseen las competencias en esta materia, por lo que las condiciones pueden variar significativamente.

Para alquilar una VPO también tenemos que esperar a que se convierta en una vivienda libre, es decir, un periodo que generalmente es de 10 años. O bien solicitar su descalificación antes de plazo, enviando los documentos necesarios a la administración correspondiente.