Vender la casa para vivir en ella de manera indefinida es una fórmula que está ganando bastante popularidad hoy en día, especialmente para aquellas personas mayores que son propietarias y tienen problemas de liquidez. En la entrada de hoy vamos a hablar de este tema y mostraremos todo lo que debes saber si estás interesad@ en esta opción.

¿Es legal vender mi casa y vivir en ella?

En el Código Civil encontramos el concepto de pleno dominio, que se divide en la nuda propiedad y el usufructo vitalicio. Dicho de otra forma, cuando compramos una casa tenemos el derecho sobre la misma y podemos utilizarla como queramos. Esto incluye la posibilidad de vender la nuda propiedad o derecho sobre el inmueble sin renunciar al usufructo, lo que nos permite vivir en ella durante el tiempo pactado, que suele ser vitalicio.

Un modelo asentado en Europa

La inestabilidad económica y la incertidumbre con respecto a las pensiones son dos de los principales motivos para vender la nuda propiedad. Hay que tener en cuenta que casi un 90% de las personas mayores de 65 años dispone de una vivienda propia y que el 85% del ahorro se concentra en los bienes de carácter inmobiliario.

Este modelo está mucho más asentado en Europa, donde no existe una cultura de la herencia tan enraizada y las realidades sociales son bien distintas. Hay que tener en cuenta que vender una casa y seguir viviendo en ella no solo sirve para aumentar la calidad de vida de los propietarios, sino que también es muy útil para ayudar económicamente a los hijos y mantener la residencia.

¿Cómo se calcula la renta?

En lugar de recibir un importe total por la venta, es más común cobrar una renta mensual. Dicha renta varía en función del valor de la vivienda, la esperanza de vida del solicitante y otros aspectos como el sexo y la edad. De todas formas, también se pueden solicitar plazos distintos o fijar la cantidad en un solo pago.

Esta mensualidad se mantiene constante en el tiempo y no varía en función del IPC, aunque de nuevo ambas partes pueden sentarse a negociar una actualización del contrato firmado. Como vemos, se trata de una opción que nos garantiza una enorme flexibilidad a la hora de obtener el dinero en efectivo.

¿Se puede alquilar el piso que he vendido?

Sí. Recordemos que seguimos conservando el derecho de usufructo, por lo que podemos alquilar nuestra casa en cualquier momento. El Código Civil indica que las rentas derivadas de la venta y el posterior alquiler son compatibles, por lo que el propietario puede irse a vivir por ejemplo a una residencia mientras el arrendatario habita en el inmueble.

¿Qué pasa si muere un cónyuge?

Esta situación es bastante frecuente en matrimonios y también en casas heredadas por parte de varios hermanos. Sin embargo, el contrato no finaliza hasta que todos los titulares hallan fallecido.

¿Y si el comprador no paga?

La escritura ante notario recoge una serie de garantías para ambas partes. En este sentido, si el comprador no hace frente a los pagos acordados, el titular inicial recupera íntegramente la propiedad sin necesidad de devolver las cantidades que ya ha cobrado.