Según las estadísticas, la venta de pisos aumenta durante los últimos meses del año, por lo que si tienes en mente desprenderte de algunas de tus propiedades ahora mismo es el momento propicio para ello. En la entrada de hoy vamos a hablar de todos los documentos necesarios para vender una casa, para que no te tengas problemas de ningún tipo con el papeleo y la transacción se lleve a cabo de forma segura y conforme a la ley.

Contratar a especialistas

Para realizar los trámites técnicos tendrás que contratar los servicios de un arquitecto o ingeniero cualificado. Por otro lado, una agencia inmobiliaria es de gran ayuda para obtener todos los documentos, ya que ellos se encargarían de la gestión y tú te despreocupas del tema. En ambos casos, hay que tener en cuenta estos gastos a la hora de poner en venta un inmueble.

Documentos necesarios

A continuación, vamos a resumir los principales documentos que te harán falta a la hora de vender una vivienda. Además, te hará falta la escritura del inmueble, los estatutos de la comunidad de propietarios y otros papeles como las últimas facturas de los suministros energéticos.

Certificado de Eficiencia Energética

Uno de los trámites técnicos más importantes es el Certificado de Eficiencia Energética, que debes tener en tus manos antes de poner en venta tu casa. Por suerte, se trata de una documentación que se consigue rápidamente y a un escaso coste. Un técnico especializado se pasará por el inmueble a realizar una inspección y en tan solo unos días recibirás en tu casa el certificado, junto con la calificación obtenida y el justificante del registro.

La entrega de la etiqueta energética puede tardar hasta 3 meses en llegar, dependiendo de la zona en la que vivas. Pero no te preocupes, ya que con la calificación y el justificante no solo puedes poner a la venta tu casa sino también completar la transacción.

Cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad también es conocida como licencia de primera o segunda ocupación. Este papel certifica que tu casa es perfectamente habitable. También requiere la visita de un técnico para que realice el informe y es un trámite que suele llevarse a cabo a través de los ayuntamientos.

Si ya disponemos de una cédula de habitabilidad, tenemos que estar seguros de que no está caducada. En función de los años que tenga la vivienda, puede que aún tengas una licencia de primera ocupación. En cualquier caso, si el certificado está vigente, podrás utilizarlo. Y si no lo encuentras, simplemente pide un duplicado.

Tasación inmobiliaria

La tasación inmobiliaria es la valoración que realiza un técnico para determinar el valor real del inmueble que quieres vender. No hay que confundir este documento con la tasación hipotecaria, que es un papel que las entidades de crédito piden a los compradores para saber el valor de la vivienda. Hoy en día, disponer de una tasación profesional es esencial para acertar con el precio de venta, ya que de lo contrario correríamos el riesgo de ponerlo muy alto y no venderlo. O, al contrario, demasiado bajo y perder dinero.