Hace 3 años arrancó un programa especial destinado a garantizar el acceso de la vivienda a las personas con menos recursos económicos. La iniciativa partió del Gobierno Vasco y pese a todas las ventajas que conlleva son muchos los que la desconocen. Por ello, en la entrada de hoy vamos a comentar sus principales características y os mostraremos quienes pueden solicitar esta ayuda.

¿Cumplo con los requisitos para pedir la ayuda?

Aunque hay 4.450 familias que están en situación de reclamar el derecho subjetivo de vivienda, éste no ha sido aún solicitado. Debido a ello, el Gobierno va a enviar una serie de cartas a los mismos para explicarles la situación, dónde deben acudir y los trámites necesarios para recibir la ayuda. Esto puede tardar algún tiempo, así que a continuación te vamos a mostrar los requisitos para disfruta de la misma.

Para empezar, los reclamantes de este derecho no pueden poseer una vivienda o alojamiento estable que sea adecuado a sus necesidades. Además, es indispensable contar con unos ingresos que oscilen entre los 3.000 y los 15.000 euros, en función del número de componentes de la unidad familiar. Y finalmente, hay que tener una antigüedad de al menos 4 años en el registro de solicitantes de vivienda protegida y alojamientos dotacionales de Etxebide.

¿En qué consiste la ayuda?

El Gobierno Vasco informará a partir del mes de abril a todas aquellas personas que cumplen los requisitos, y que por tanto pueden acogerse al derecho subjetivo de vivienda. Para ello, enviarán un total de 4.450 cartas a los ciudadanos residentes en nuestro país: 2.745 a Vizcaya, 701 a Álava y 995 a Guipúzcoa.

Hasta el momento, casi 2.500 personas ya se han acogido a este derecho. En algunos casos se cede una vivienda en alquiler. Cuando no está disponible, entonces se pasa a una prestación de 250 euros que debe usarse íntegramente en gastos de arrendamiento. Debido a la escasez de inmuebles públicos, la mayoría de los solicitantes están recibiendo la compensación económica. En este sentido, solo 700 solicitantes han podido disfrutar de la adjudicación de una casa en alquiler, una tendencia que no parece que vaya a cambiar a corto plazo.

Este año se prevé un incremento en el número de beneficiarios, ya que la solicitud también estará abierta a los hogares unifamiliares. Esta implementación paulatina ya estaba prevista hace tiempo desde que se aprobó la Ley de Vivienda vasca. Las previsiones iniciales estiman que este 2018 un total de 3.500 personas accederán a un piso en alquiler o recibirán una prestación de 250 euros.

Consecuencias en el mercado inmobiliario

Informar a los beneficiarios potenciales de la ayuda va a provocar un aumento de la demanda de pisos en régimen de alquiler, algo que ya venimos observando desde la llegada de este programa. Para hacernos una idea, en 2016 se tramitaron un total de 847 expedientes, el año pasado se triplicó esta cifra y para 2018 se espera que siga aumentando. Es, por tanto, un momento perfecto para poner en alquiler esa segunda vivienda a la que no le estás sacando rentabilidad. Ponte en contacto con nosotros si tienes cualquier duda, estaremos encantados de asesorarte para darle la mayor visibilidad a tu inversión.